Uno de los desafíos innovadores del siglo XXI: prevenir los riesgos psicosociales

Prevenir los riesgos psicosociales uno de los grandes desafíos del siglo XXI

¿Sabías que a nivel mundial el 8% de la carga global de las enfermedades provenientes de la depresión es actualmente atribuida a los riesgos psicosociales? ¿El índice en atención primaria consecuencia del estrés laboral en España es elevado y en 2020, si no se remedia, más del 50% de la población posiblemente se encuentre con estrés o con enfermedades relacionadas con los riesgos psicosociales? ¿1000 vidas de trabajadores europeos se pierden cada día debido a condiciones no seguras o no saludables?

En estos tiempos inciertos un alto porcentaje de las personas temen el despido en sus trabajos. Los que son despedidos quedan desempleados, y los que no lo son tienen el doble de trabajo y además echan de menos a esos compañeros queridos que han sido despedidos.

Entonces, estamos ante la siguiente situación: La MOTIVACIÓN, COMPROMISO Y PRODUCTIVIDAD caen empicados en este desolado panorama.

Si queremos que nuestras empresas sean competitivas y rentables es necesario no perder de vista que las personas son el capital más importante de la organización. Una de las claves para hacerlo bien es cambiar hacia un nuevo modelo de recursos humanos, que apueste por un ambiente laboral agradable, medidas de conciliación del tiempo personal y laboral, que se preocupen por el BIENESTAR de sus empleados y que tome las medidas necesarias para prevenir los riesgos psicosociales.

En este contexto ya empiezan a existir cada vez más empresas que consideran que INVERTIR en el bienestar de sus trabajadores puede ser RENTABLE. Incluyen programas de promoción de actividades deportivas (gimnasios, clases de yoga y pilates, etc), consultas de psicología, consejos de alimentación, talleres, etc. Hasta ahora, tan sólo se contemplaba actividades recogidas en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (1995), como único marco de referencia, pero el desafío de nuestro tiempo pasa por conseguir la transformación y la consolidación de empresas saludables, así como eliminar y/o prevenir los riesgos psicosociales.

La Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) publicó a finales de 2012 el modelo de empresa saludable con el objetivo de certificar que estos programas sigan las normas de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta certificación es única en Europa. Ya comienzan a aparecer en el panorama empresarial las primeras empresas con el certificado de Empresa Saludable: Asepeyo, FCC, Mahou, etc.

Por tanto, este es el camino hacía al que hay que dirigirse. Invertir en seguridad y salud laboral de los trabajadores genera compromiso y tiene varios beneficios tanto de rentabilidad económica como en la reducción del absentismo laboral, y una mayor productividad de los empleados. Por cada euro INVERTIDO en estos programas de bienestar, genera un retorno la inversión de entre 2,5 y 4,8 euros en absentismo y de entre 2,3 y 5,9 euros en costes de enfermedad. Además, disminuye los costes de la seguridad social al reducir los costes sanitarios hasta un 26,1%, las incapacidades temporales o permanentes, pensiones, etc.

¿Te apuntas al nuevo reto del Siglo XXI: EMPRESAS SALUDABLES?

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.